Seleccionar página

Inicio / Noticias

Para qué sirve el certificado energético y cómo obtenerlo para vender tu vivienda

03, Oct 2022 | Noticias Generales | 0 Comentarios

Todavía un gran número de personas se preguntan para qué sirve el certificado energético, y si este documento es obligatorio. El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo solicita que una vivienda se ponga en venta o en alquiler. Es una medida que se adoptó en junio del 2013 y que está en consonancia con las directrices de la Unión Europea para mejorar la eficiencia energética de los edificios en los países miembros.

En este artículo, vamos a intentar aclarar las posibles dudas sobre este aspecto y ofrecer información, que será de gran utilidad, si no sabemos cómo hacer un certificado energético. Incluso, si queremos evitar infracciones y multas de hasta 6000 euros, lo mejor es conocer cómo funciona esta normativa.

Para qué sirve tener un certificado energético de tu vivienda

Lo que se pretende con esta calificación energética de las viviendas es promover el ahorro y saber la cantidad de energía que consume un edificio. Esto permitirá estudiar las posibles alternativas para reducir este consumo y mejorar la eficiencia. Además, este requisito también es obligatorio en la construcción de nuevos edificios, así como en todos aquellos que sean de titularidad pública y tengan más de 250 m².

Esta etiqueta funciona de manera similar a la de un electrodoméstico, porque va a favorecer tener una visión general sobre el consumo y aplicar las mejoras pertinentes. Por lo tanto, esta información es de gran utilidad para conseguir el máximo ahorro y reducir las emisiones contaminantes.

Qué calificación energética es mejor obtener para tus viviendas de inversión

La escala de calificación energética se determina con letras, que van desde la A hasta la G, la letra A es para los inmuebles de bajo consumo. Sin embargo, la G es la peor evaluación que se puede obtener e indica que una edificación consume más energía. Asimismo, hay que añadir que este documento tiene una validez para un período de 10 años, siempre y cuando, no se realicen cambios o rehabilitación en el edificio que afecten a la eficiencia.

  • La etiqueta A, que viene representada con el color verde fuerte, es la más recomendable y la que garantiza más tranquilidad, porque identifica que el gasto energético es menor del 55 %.
  • El certificado B utiliza el color verde oliva y también es recomendable, ya que sitúa el gasto de energía entre el 55 % y el 75 %.
  • Si la vivienda contará con la calificación C, en color verde claro, quiere decir que el gasto se sitúa entre el 76 % y 90 %.
  • En cuanto al certificado D se refiere, que viene en color amarillo, cabe destacar que es el más habitual en las viviendas españolas e indica que el consumo está entre el 90 % y 100 %.
  • Si avanzamos en esta escala, el certificado E indica que la calificación se puede mejorar bastante. Viene representada por el color naranja claro y tras la evaluación pertinente, se estima que el gasto es del 100 % o 110 %.
  • La calificación F no es conveniente, porque indica que los niveles energéticos están entre el 100 % y 125 %. En este caso, la podemos identificar por el color naranja.
  • Finalmente, la etiqueta G es la más baja, viene en color rojo y sirve para indicar que es la peor eficiencia energética de la escala, porque supera el 125 %.
    La Directiva 2002/91/CE es la que contempla esta certificación energética en los edificios, y solo un profesional habilitado tendrá la competencia para determinarla. Para saber cuál es la escala adecuada, hay que estudiar una serie de factores que se relacionan con la superficie útil del inmueble, el grado de confort, las condiciones climáticas, la iluminación, el sistema de climatización, etc.

Cómo obtener el certificado energético para vender

Otra de las principales dudas que suelen surgir es cómo hacer un certificado de eficiencia energética. El primer paso, sería contactar con un técnico calificado y solicitar presupuesto. Además, las diferentes Comunidades Autónomas cuentan con un registro de técnicos oficiales si no conocemos a ninguno.

Este profesional, antes de visitar el inmueble, se preocupará de recoger los datos sobre la referencia catastral, las facturas de la luz y el gas, el agua o las posibles reformas realizadas. Posteriormente, hará una visita e inspeccionará la vivienda y, finalmente, introducirá todos los datos en un programa del Ministerio de Industria para hacer el cálculo de la eficiencia energética.

Finalmente, cuando el titular disponga del informe, donde también se indica cómo podría mejorar el consumo de energía y reducir las emisiones contaminantes, deberá representarlo en el organismo correspondiente de su Comunidad Autónoma para que sea válido.

En cuanto al certificado de eficiencia energética y su precio, cabe indicar que no hay una cuantía fija estipulada, a pesar de ser una obligatoriedad. En este caso, cada técnico es libre de establecer el coste que considere conveniente y después sumar las tasas administrativas que establece cada Comunidad Autónoma. Lo más normal es pagar unos 70 euros por este trámite.

En definitiva, con esta información ya es más fácil comprender para qué sirve el certificado energético y por qué es tan importante. De hecho, aumentar la calificación de un hogar es de gran ayuda para revalorizar el inmueble y nos permite ahorrar bastante dinero.

Si estás pensando en realizar el certificado para vender tu vivienda, desde Inversión Madrid podemos ayudarte. Contáctanos y recibirás el mejor asesoramiento personalizado.

Últimas Noticias Publicadas

enero 2023
L M X J V S D
  1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31